El pasado miércoles, la librería Minerva de Barakaldo organizó una entrañable presentación de mi novela “Y te reirás de los peces de colores”. Sin duda, esta presentación ha tenido para mí una carga emocional muy importante.

En primer lugar, porque el hecho de presentar mi novela en mi propio pueblo y, diría más, en mi propio barrio, imprime a este evento una cercanía y un cariño muy especiales. Minerva es la librería donde desde pequeña mis aitas compraban nuestros libros de texto y yo ahora suelo comprar el material escolar de mis hijos. El hecho de sentirme acogida por un entorno que ha estado tan vinculado a mí, convirtió una presentación literaria en un encuentro entre amigos y amigas.

Así mismo, confesé públicamente que Minerva, fue la primera librería a la que me dirigí para ofrecerles la posibilidad de comercializar mi novela, incluso antes de que la versión impresa hubiera llegado a mis manos. Era un sábado por la mañana, de invierno, llovía y mientras me dirigía a hacer unos recados, al pasar junto a la librería, me paré unos instantes en el escaparate, antes de disponerme a entrar.

Compartí con las personas que se acercaron a la presentación, la mezcla de vergüenza e inseguridad que, como un pequeño aguijón, me hizo titubear antes de entrar. Era la primera vez que verbalizaba ante alguien, que no fuera de mi entorno familiar o de amigos, el hecho de que había escrito un libro.

Sin embargo, acostumbrada a pegarme puntapiés cada vez que me resisto a salir de mi zona de confort, entré en la librería y les planteé tímidamente mi propuesta. La respuesta de Dioni y Mertxe fue positiva y, lo que es más importante, cariñosa y cercana.

Y mira por dónde, unos pocos meses más tarde, ya con la segunda edición de la novela impresa, Minerva me acoge una vez más. En esta ocasión, con público.

Maravilloso y gratificante verme rodeada de rostros conocidos que se acercaron generosamente a compartir conmigo un pedacito de la aventura de “Y te reirás de los peces de colores”.

 

A quienes me arropasteis una vez más y al equipo de Minerva, ESKERRIK ASKO bihotz-bihotzez!

Si te ha gustado este artículo, te animo a compartirlo por las redes sociales. Y, si prefieres recibir mis actualizaciones por correo electrónico, puedes suscribirte al blog a través de este link.

Eskerrik asko! ¡Gracias por la visita!

LinkedInTwitterGoogle+FacebookPinterestEvernoteEmail