Blog emotional fabrika

Superando la necesidad de agradar

Ser amable y cuidar de los/as demás es imprescindible para el bienestar emocional propio, pero no a costa de nuestros deseos y valores. La clave es hacerlo desde la preferencia, no desde la necesidad, ni el miedo.

Superando la culpa

Siguiendo a la psicóloga Cristina Viartola, en el post anterior analizamos cómo aprendemos a sentirnos culpables y cómo la culpa supone un proceso adaptativo que tiene un origen social, cultural y moral. La culpa sana es el sentimiento que nos permite tomar conciencia...

Me embarco en esta aventura, guiada por el espíritu de compartir reflexiones con quienes desean desconectar temporalmente el “piloto automático” con el que habitualmente conducimos en la vida para pararse en seco, aunque sea unos instantes, al objeto de meditar sobre cuestiones que contribuyen a dar sentido a nuestra vida.

Me propongo hablar de Ética y Valores, como parte de la filosofía que sirve para analizar por qué las personas debemos actuar según determinadas normas y principios morales, y cómo con ella conseguimos tener una buena vida humana. Y este último adjetivo resulta esencial, ya que, precisamente, porque las personas no somos cosas, necesitamos “humanidad”, algo que sólo otros semejantes pueden darnos (amistad, aceptación, valoración, reconocimiento, amor…)

Tomando como base este pilar, también compartiré contenidos sobre Inteligencia Emocional, Coaching, Motivación, Gestión profesional y emocional de equipos, Empoderamiento, etc., como elementos que ineludiblemente forman parte del comportamiento humano y están íntimamente relacionados con el triángulo de pensamientos, sentimientos y conductas.

La ética nos dirá si existe coherencia en nuestro triángulo y el resto de temáticas contribuirán a subsanar los posibles desequilibrios que detectemos.

Emprendo este camino con ilusión y con esperanza. Con la firme creencia de que las personas somos las verdaderas protagonistas de nuestra vida y tenemos un potencial innato para crecer y para desarrollarnos cada día con nuestras decisiones y nuestro comportamiento.

Por todo ello y porque creo que sólo un mundo con compasión, libertad, igualdad y cuidado del prójimo, un mundo con ética, es un mundo para los seres humanos.

Idoia Postigo
Emotional Fabrika