BARAKALDO HITZA es el nombre que da título a las jornadas literarias que se organizan anualmente en Barakaldo, con motivo del Día Internacional del Libro. En esta XII Edición, estas jornadas se han celebrado del 15 de abril al 30 de mayo.

Dentro de las iniciativas desarrolladas desde el Área de Cultura del Ayuntamiento y el Centro Cívico Clara Campoamor, me invitaron a participar en el Maratón Literario que tuvo lugar el miércoles, 29 de abril de 18 a 21 horas.

Esas tres horas se dedicaron a que todas las personas que así lo desearan, pudieran compartir en voz alta, con el público asistente, un fragmento de una novela, relato o poema que por algún motivo, fuese importante en sus vidas.

En el caso de quienes nos hemos aventurado a escribir, la cita nos ofrecía igualmente la oportunidad de compartir con el público un pedacito de nuestra criatura literaria.

¡Y allí estaba yo…! frente al público, leyendo tres mini fragmentos de mi novela, “Y te reirás de los peces de colores”.

El primero de ellos coincidía con el comienzo de la novela, cuando a Elena, la protagonista, el destino, de manera inesperada, le lanza un zarpazo y, bruscamente, le arrebata su vida estable y controlada.

Pero esta novela no se recrea en absoluto un valle de lágrimas, sino todo lo contrario. Se trata de una historia de superación y de voluntad. Por ello, los otros dos fragmentos que seleccioné son estos:

“Por lo demás, los días transcurren poco a poco y me percato de que, independientemente de lo que me depare cada amanecer, he creado una nueva rutina que consiste en repasar y valorar todas las noches qué cosas bonitas ha tenido mi día y empiezo a darme cuenta de que, aunque sean días normales, cotidianos, siempre encuentro una lista generosa de cosas que merecen mucho la pena: una llamada, una sonrisa, una cena en casa de mis padres, un café con un amigo, un paseíto después de currar, una clase de aeróbic… Me parece una verdadera filosofía de vida. Ojalá no caiga en el espejismo de volver a pensar que todo en la vida es gratis. Ojala pueda seguir agradeciendo y valorando las cosas que tengo y que, sobre todo, la gente a la que quiero me da.”

“La subida resulta realmente exigente y el camino es un verdadero pedregal, la famosa «cuesta de vacas». La temperatura se ha disparado, pero yo he cogido un ritmo cómodo y sigo, sigo, sigo… Cada paso es la cima. Mi cumbre me espera en el camino. Llegar hasta aquí ya es un desafío. Cada paso que doy me demuestro a mí misma que mi vida vale la pena, que levantarse después de la caída vale la pena, que YO valgo la pena. Me emociono de pensar que he sido capaz de no abandonarme; que, a pesar del bofetón, he sido capaz de mirar al frente, levantar la barbilla y seguir mi vida con dignidad.”

Fue emocionante escucharme en voz alta, leyendo lo que para mí son las piedras angulares del mensaje de mi novela:

  • que la vida, en lo cotidiano, nos regala preciosos momentos que, sin duda, constituyen la esencia de lo que significa vivir
  • que las personas, por el mero hecho de existir, merecemos la pena y necesitamos valoración, apoyo, respeto y aprecio por nosotras mismas para una vida saludable, plena y feliz

En cualquier situación, TU decides

Si te ha gustado este artículo, te animo a compartirlo por las redes sociales. Y, si prefieres recibir mis actualizaciones por correo electrónico, puedes suscribirte al blog a través de este link.

Eskerrik asko! ¡Gracias por la visita!

LinkedInTwitterGoogle+FacebookPinterestEvernoteEmail