Como analizábamos en el post anterior, la conducta de agradar tiene como función evitar las emociones incómodas que aparecen ante los pensamientos y creencias distorsionados que nos llevan a pensar que si nos mostramos como somos o si respetamos nuestros deseos y opiniones, las otras personas dejarán de valorarnos, de querernos. Sirve, por tanto, como alivio momentáneo, pero a la larga nos mantiene a merced de la voluntad y opinión de los/as demás.

Respecto a lo que esperamos recibir de otras personas, también podemos instalarnos en una serie de creencias erróneas como las siguientes:

  • Las otras personas deberían apreciarme y quererme por todo lo que hago por ellas.
  • Las otras personas deberían aprobar lo que hago, porque me esfuerzo por complacerlas.
  • Las otras personas jamás deberían rechazarme, ni criticarme, porque intento vivir pendiente de sus deseos y expectativas.
  • Las otras personas deberían ser amables y cuidadosas conmigo, ya que yo a ellas las trato de esa manera.
  • Las otras personas nunca deberían abandonarme, debido a que me necesitan por todo lo que hago por ellas.
  • Las otras personas jamás deberían enfadarse conmigo, porque haría cualquier cosa por evitar conflictos, enfados o enfrentamientos con ellas.

Cuando todas estas expectativas no se cumplen, pueden aparecer sentimientos de impotencia y frustración que tampoco se expresan directamente, lo que retro-alimenta el ciclo y daña las relaciones, restándoles autenticidad.

El mecanismo de complacer limita nuestro potencial de crecimiento, ya que propicia entre otros: la actitud de víctima, inseguridad, dependencia emocional, frustración, ansiedad y alerta constante por lo que van a pensar los otros, no poder decir NO, deterioro de las relaciones, huida, acumulación de carga emocional, abandono de los sueños y metas propios, pérdida del YO, sensación de vacío,…

Sin embargo, el mecanismo de complacer también ofrece algunos beneficios aparentes: conseguir atención, gustar a todo el mundo, sentirse imprescindible, falta sensación de control y omnipotencia, beneficios económicos y materiales… También puede suponer algunos beneficios ocultos: confirma la identidad emocional y refuerza la autoimagen (“soy una persona encantadora”), oculta emociones incómodas, evita afrontar conflictos, manipulación…

Ser amable, cuidar de los/as demás y mostrarles cariño es imprescindible para el bienestar emocional propio, pero cuando es a costa de nuestros deseos, necesidades y valores, es decir, cuando va en contra de nuestro ser, es necesario analizarlo y gestionarlo de manera saludable.

El lado luminoso de complacer es hacerlo desde la preferencia, no desde la necesidad, ni el miedo. Sin perjudicarnos. Para transformar la necesidad en preferencia, podemos:

  • Reconocer que nos sirvió para sobrevivir en un momento dado.
  • Alinear nuestra conducta con nuestras emociones y pensamientos propios.
  • Asumir “las consecuencias de preferirte a ti”, que nunca son tan horribles como imaginamos.
  • Reconocer nuestra necesidad de aprobación y de apego.
  • Comprender que los demás no tienen por qué ser como queremos.
  • Amar de manera saludable, poniendo límites firmes y amables, y relacionarnos con autenticidad.
  • Cambiar nuestro lenguaje interno, sustituyendo los “debería”, “tengo que”, por “voy a”“elijo”.
  • Reconocer y expresar nuestras emociones negativas.
  • Renunciar a los beneficios de complacer.
  • Aceptar que no tenemos por qué gustar a todo el mundo y eso no es culpa de nadie.
  • Analizar los inconvenientes que puede suponer decir NO.
  • Visualizar los beneficios a largo plazo para nuestra persona de nuestro cambio de actitud.
  • Relacionarnos con personas que nos acepten y quieran como somos.
  • Dedicarnos a tareas que nos gusten.

Entre las ganancias que se obtiene por abandonar la necesidad de complacer, podemos mencionar las siguientes:

  • Más cariño auténtico
  • Más auto-respeto, auto-confianza y seguridad.
  • Más respeto por parte de los/as otros/as.
  • Dedicarnos a lo que siempre hemos querido.
  • Construir relaciones sanas.
  • Mostrarnos como somos.
  • Salud y bienestar emocional.

¡Importante! Salir del mecanismo de complacer y darnos lo que necesitamos, no significa ser egoísta. Debemos cuidarnos y amarnos para poder cuidar y amar a los demás. Se trata de querernos BIEN.

Photo by Mohamed Nohassi on Unsplash

Si te ha gustado este artículo, te animo a compartirlo por las redes sociales. Y, si deseas recibir mis actualizaciones por correo electrónico, puedes suscribirte al blog a través de este link.

Eskerrik asko! ¡Gracias por la visita!

LinkedInTwitterGoogle+FacebookPinterestEvernoteEmail