Recientemente ha dado comienzo la III edición del Programa Andrekintzaileak, impulsada por el Dpto. de Promoción Económica y Territorial de la Diputación Foral de Bizkaia y coordinada por Bilbao Metropoli-30, en la que participan, además de EmakumeEkin, otras organizaciones como AED y Peopleing.

Este programa tiene como objetivo apoyar a mujeres emprendedoras en las problemáticas que afectan a las primeras fases de sus empresas, con perspectiva de género. La justificación del mismo viene derivada de que los datos sobre emprendimiento muestran que las mujeres apuestan por esta opción profesional en menor medida que los hombres, por lo que, se trata de impulsar esta alternativa de desarrollo, junto con el liderazgo empresarial de las mujeres.

Pero, igualmente, el programa ofrece un acompañamiento de carácter específico para emprendedoras, porque la experiencia demuestra que las mujeres deben afrontar problemáticas diferenciales que los hombres, a la hora de emprender.

Dentro de este apartado, el empoderamiento es uno de los elementos de mayor trascendencia.

El empoderamiento puede definirse como el proceso por el cual se aumenta la fortaleza emocional, política, social o económica de las personas y las comunidades para impulsar cambios positivos en las situaciones en que viven.

El término abarca, por lo tanto, una extensa gama de significados, aunque tradicionalmente se ha aplicado a grupos sociales vulnerables o que son víctimas de la marginación. Sin embargo, más recientemente, se ha extendido su aplicación vinculado al colectivo de las mujeres.

El empoderamiento se refiere, por lo tanto, a la capacidad de las personas para lograr una transformación, a través de la cual, consiguen convertirse en protagonista de su propia vida.

En el caso de las mujeres, este empoderamiento tiene distintas vertientes:

  • Individual
  • Ideológica y cultural, frente a los roles patriarcales que colocan a las mujeres en responsabilidades dependientes y vulnerables.
  • Económica, para que las mujeres puedan ser parte de los procesos de decisión públicos y privados que les afectan.

En todo caso, dentro del mencionado programa, el empoderamiento tiene un carácter transversal. Transversal, en dos sentidos. Por un lado, porque está presente a lo largo de todas las actividades del programa, bien sean formativas, bien sean de coaching y mentoring o de creatividad y eventos paralelos.

Y, por otro lado, porque entendemos que tiene un impacto positivo e influye en todas las áreas de esas empresas lideradas por mujeres, como en las siguientes:

  • En el desarrollo de la actividad comercial, porque existen muchas emociones negativas vinculadas al proceso de venta, derivadas fundamentalmente del miedo al rechazo, del sentimiento de fracaso ante una negativa o de sentir que el producto, la empresa o la propia persona no están a la altura de lo que se precisa. Para ello, es necesario ofrecer una alternativa diferente a la emprendedora, de manera que pueda enfrentarse de manera satisfactoria al proceso de venta.
  • Gestión emocional y fortalecimiento de la autoestima, al objeto de que cada emprendedora reconozca sus propios recursos y fortalezas de manera objetiva y realista, haciendo frente a creencias limitantes sobre su capacidad, eficacia o aportación de valor.
  • En relación con la presencia digital, es necesario que las emprendedoras sean conscientes de cuál es su valor añadido, de manera que su presencia y la de su empresa en Internet, sea coherente con él y lo transmita adecuadamente.
  • La gestión del tiempo es otro de los aspectos en los que el empoderamiento tiene influencias positivas, ya que, en ocasiones se retrasan tareas empresariales que provocan vergüenza o pereza. Sin embargo, detrás de estas emociones se encuentra, en ocasiones, el miedo que hemos mencionado al hablar de las tareas comerciales, por ejemplo.

En todo caso, lo que subyace a todas estas cuestiones es la influencia que tienen las creencias, los estereotipos, etc. sobre nuestros roles y sobre lo que significa ser una mujer profesional, etc. Lo que hay detrás de todo ello, no es ni más ni menos que la eterna duda de si estamos o no a la altura de lo que la vida, mi empresa, el mercado o las personas relevantes para mí esperan.andrekintzaileak-empoderamiento-mujeres

Por todo ello, es tan importante trabajar el empoderamiento, como proceso que contribuye a incrementar la confianza en nuestras propias capacidades y acciones.

Si te ha gustado este artículo, te animo a compartirlo por las redes sociales. Y, si deseas recibir mis actualizaciones por correo electrónico, puedes suscribirte al blog a través de este link.

Eskerrik asko! ¡Gracias por la visita!

LinkedInTwitterGoogle+FacebookPinterestEvernoteEmail