El pasado día 19 de septiembre asistí a la presentación del proyecto LIDERA, impulsado por AED, Asociación de Empresarias y Directivas de Bizkaia, y me gustaría compartir contigo algunas de las reflexiones que surgieron sobre el impulso al liderazgo de las mujeres en Bizkaia.

Tras la apertura del acto por parte de Carolina Pérez Toledo, Presidenta de AED, Begoña Murguialday, Directora de Murgibe (Consultoría de Igualdad), presentó los objetivos del proyecto LIDERA que consisten en promover y reforzar el liderazgo de las mujeres de Bizkaia, a través de su visibilización, y aumentar el número de directivas en los órganos de decisión empresariales. Igualmente, mencionó la importancia de mejorar y generar conocimiento sobre la situación de Bizkaia en este aspecto, en comparación con Europa y con otros lugares de referencia.

El proyecto LIDERA se constituirá en un foro de debate de carácter público-privado en el que mujeres y hombres analizarán experiencias interesantes, así como otras cuestiones transversales al liderazgo de las mujeres como pueden ser el concepto de riqueza social (en el sentido de qué tipo de empleo generamos); la sostenibilidad de las empresas creadas o las competencias y habilidades en el ámbito empresarial que pueden considerarse buenas prácticas en este sentido.

A continuación, Ana Armesto (Abogada, Arbitra y experta en mediación empresarial) se encargó de moderar el debate con las tres participantes, por este orden de intervención: Rosa García (Presidenta y Consejera Delegada de Siemens en España), Begoña Marañón (Directora Regional de Cadena Ser en Euskadi) y Mercedes Aguirre (Directora de Nua Biological Innovations). Las presentaciones de las dos segundas se centraron fundamentalmente en su propia experiencia profesional. Sin embargo, Rosa García ofreció algunos conceptos vinculados con lo que ella considera el liderazgo en una organización que resumo a continuación:

  • La innovación no se basa sólo en el uso de tecnologías, sino también en la gestión de personas.
  • Cada día es más difícil liderar. Antes, quien se convertía en jefe/a lo hacía para mandar y se suponía que tenía todas las respuestas. Los productos eran generalistas para llegar al mayor número posible de personas y el capital era la variable fundamental de las empresas.
  • Actualmente, la irrupción de internet ha destruido todo lo que decían los libros de negocios y ha modificado la forma de hacer marketing. Los productos son especializados y las empresas crean con su clientela una forma de comunicación única. El objetivo es diferenciarse y la importancia de la sensibilidad social ha superado prioridades previas: “las empresas deben ser honestas más que guapas”. En este contexto, si mandar ya era difícil, liderar se convierte en una tarea retadora.
  • Liderar significa que soy quien entrena a mi equipo. Eso implica que tengo que seleccionar a los/as mejores en cada campo y, además, trabajar para que estén motivados/as, para que aporten valor, para que colaboren, para que se sientan involucrados/as con el proyecto…
  • Esto no debe hacernos perder de vista que el equipo debe dar los resultados prometidos y para ello quien lidera debe dejar hacer, aconsejar, apoyar y buscar las ayudas y recursos necesarios para que cada persona dé lo mejor de sí.
  • Quien lidera debe ejemplificar las características de la empresa. Si exijo compromiso, debo ser ejemplo de compromiso y lo mismo ocurre con la tenacidad, con la honradez, con la exigencia… y con el resto de rasgos que definen a la empresa. La gente no mira lo que dices, sino lo que haces.
  • Transmitir pasión por lo que hago, contagiar energía.
  • No es una cuestión tanto de carisma, como de tener una mente equilibrada, entender las preguntas, tener una mente analítica para adelantarte a las tendencias.
  • Soft skills que no se pueden aprender en los libros. Este concepto sociológico hace referencia al conjunto de características de personalidad, habilidades sociales, comunicación, lenguaje, hábitos personas y demás rasgos de las habilidades interpersonales que son complementarias a las hard skills o capacidades técnicas. Entre ellas, Rosa García mencionó la curiosidad, respeto, empatía y coraje para reconocer que no eres perfecto/a y para dar feed-back.

Hasta aquí el resumen de las aportaciones que se ofrecieron, ahora te dejo un par de cuestiones para tu reflexión.liderazgo-mujeres

¿Compartes la importancia de estos ingredientes? ¿Cuáles pueden ser los obstáculos y los puntos fuertes para que las mujeres puedan acceder a puestos de liderazgo?

 Si te ha gustado este artículo, te animo a compartirlo por las redes sociales. Y, si deseas recibir mis actualizaciones por correo electrónico, puedes suscribirte al blog a través de este link.

Eskerrik asko! ¡Gracias por la visita!

LinkedInTwitterGoogle+FacebookPinterestEvernoteEmail