Bilbao Metropoli-30 coordina el programa SKILLS, que lidera bizkaia:talent y que tiene como objetivo trabajar competencias transversales con alumnado universitario. En el mismo participan nuestras 3 universidades (EHU/UPV, Universidad de Deusto y Mondragon Unibertsitatea), con la colaboración de varios Colegios Profesionales.

El objetivo del proyecto es ofrecer al alumnado participante, no sólo competencias de carácter técnico que les ayuden a mejorar sus empleabilidad y su mejor desempeño profesional en el futuro, sino también herramientas para que su carrera profesional esté alineada con sus deseos personales y para que incorporen también una visión comprometida del mundo y de la comunidad a la que pertenecen.

Por este motivo, además de los talleres de competencias, de las sesiones de coaching grupal y de las sesiones colegiales, hemos incorporado una sesión orientada a contenidos de carácter social, a la que vamos invitando a diversas entidades que tienen este perfil. El año pasado, esta sesión corrió a cargo de Futubide, entidad que trabaja con personas discapacitadas intelectuales, y este año, le ha correspondido a la ONG Kultura, Communication y Desarrollo (KCD).

En este taller, Juan Carlos Vázquez, Director de KCD ONGD, compartió con el alumnado participante la importancia de desarrollar un sentido crítico sobre los mensajes que recibimos de los medios de comunicación y sobre los beneficios de invertir en una comunicación para la transformación social y el desarrollo. El contenido fue ameno y vivencial y te resumo a continuación algunos de los aspectos más notables del mismo:

  • La importancia de la comunicación, como medio de transmisión del conocimiento humano.
  • Las culturas como creaciones dinámicas, no estáticas.
  • La trascendencia de los contenidos comunicativos, frente a los contenedores que son las infraestructuras físicas que los cobijan.
  • Las repercusiones derivadas de la presencia en el centro o en la periferia. La distinta perspectiva que ofrece la proyección de Peters (que representa proporcionalmente las áreas de las distintas zonas de la Tierra), frente al mapa de Mercator, que muestra una imagen eurocéntrica del mundo, sirve para exponer cómo los conceptos no son casuales, sino que detrás de los mensajes hay intencionalidades.
  • Relacionado con lo anterior, la clasificación de 1er, 2º o 3er mundo muestran una categorización que no tiene relación con el tamaño relativo de los ámbitos geográficos que engloba, sino que supone una clasificación artificial de carácter político.
  • Los seres humanos prestamos comparativamente mayor atención al sonido y a las imágenes dinámicas, debido a nuestro instinto de supervivencia que ha primado en la selección natural la preeminencia de estímulos potencialmente peligrosos del medio.
  • Los medios de comunicación lo conocen y tienen un gran poder de persuasión y capacidad de llegar a todos los rincones. Sin embargo, están concentrados en grandes corporaciones que ponen los contenidos comunicativos al servicio de sus intereses económicos o políticos y a su visión particular del mundo. Por eso, es muy importante desarrollar un sentido crítico sobre la información que recibimos antes de decidir creerla fielmente. El grupo que logre influir en la comunicación y la información podrá imponer su visión y modelo de desarrollo a los demás.
  • Existen muchos y diversos ejemplos de cómo desde los distintos poderes se ha utilizado la comunicación para manipular y engañar a la ciudadanía. Uno de los casos más recientes fue la campaña sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak, que supuso la invasión de este país en 2003.  Este tipo de actuaciones constituyen un delito gravísimo, teniendo en cuenta que los Estados deberían precisamente velar por la justicia, la verdad y el bienestar de toda la ciudadanía.
  • Quedan en evidencia las políticas de guerra que promueven diversos Estados, frente a la que debería ser su responsabilidad por fomentar una cultura de paz.
  • En la mayoría de los casos, este tipo de delitos no llegan a conocerse y, si llegan a desvelarse, permanecen impunes, gracias a los mencionados mecanismos de manipulación mediática en manos del poder.
  • Dentro de este contexto, la publicidad es la forma de manipulación más agresiva y condiciona tendencias y opiniones de la ciudadanía.
  • En este contexto y además de los mensajes relacionados con la política internacional, el sexismo es una de las formas de discriminación que los medios de comunicación y la publicidad siguen alimentando al reflejar roles sexistas más tradicionales. Detrás de mensajes que arropan que las mujeres son más aptas para tareas de cuidado o que la elección de determinadas formas de comportamiento es simplemente producto de los gustos individuales o de la genética, se esconde una discriminación que impulsa de manera sutil a que las personas se acomoden a los roles de género que socialmente indican de manera descriptiva y prescriptiva cómo debemos comportarnos.
  • Entre las consecuencias de la influencia de los medios de comunicación  masivos en el  imaginario colectivo, podemos destacar: el predominio mundial de una hegemonía cultural; imágenes de noticias y películas basadas en la inmediatez, la ansiedad y el miedo; una cultura basada en el espectáculo y el Reality Show; no profundización en los temas y problemas; ausencia de crítica y escasa reflexión; predominio de los sentimientos frente a la razón; reproducción de  tópicos y estereotipos; actitudes sexistas; visión euro-centrista de la realidad, etc.

Se podría decir que dos tercios de la humanidad, aparte de no beneficiarse del orden económico mundial, son invisibilizadas en la Sociedad de la información. Diariamente, otros desarrollos y culturas, las clases populares, las minorías lingüísticas, etc. se quedan fuera de la óptica occidental.

En contraposición con lo anterior, se entiende por Comunicación para la Transformación Social aquellos procesos o productos comunicativos que, en su desarrollo y/o a través de su resultado, promueven cambios que favorecen el Desarrollo Sostenible teniendo en cuenta la perspectiva de Género, la Interculturalidad, los Derechos Humanos y/o la Sostenibilidad ecológica, económica y social. Es decir, aquellos procesos comunicativos que representan la realidad humana diversa en cuanto a género, edad, grupos sociales y/o económicos, cultura, religión, etc. y lo hacen sin denigrar, estereotipar, ni adjudicar roles tradicionales patriarcales, heteronormativos, etnocéntricos o de clase a las personas.

sentido-critico

En conclusión, el taller anima a poner en cuestión la información que recibimos y ofrece la oportunidad de formarse una opinión propia, rica y contrastada, antes de la asunción ingenua de todo lo que nos llega. Una comunicación para el desarrollo nos ayuda, entre otras cosas, a generar una ciudadanía crítica y reflexiva. Esto implica que las personas no se conformen con conocer solo lo inmediato, sino que se interesen por la profundización de los temas, y se promueva una inquietud por actuar para erradicar los problemas. 

Si te ha gustado este artículo, te animo a compartirlo por las redes sociales. Y, si deseas recibir mis actualizaciones por correo electrónico, puedes suscribirte al blog a través de este link.

Eskerrik asko! ¡Gracias por la visita!

LinkedInTwitterGoogle+FacebookPinterestEvernoteEmail